Por: Estibaliz Berrio, responsable del programa Guardian Select de Guardian Glass

El vidrio respresenta, por lo general, entre el 70 y el 80% de la superficie de la ventana; y elegirlo correctamente es uno de los factores fundamentales para lograr un mayor confort y ahorro en el hogar. Con este objetivo, #GUARDIANGLASS recomienda decantarse por las composiciones llamadas Unidades de Vidrio Aislante, comúnmente conocidos como UVAS. En las UVAS se emplea la tecnología de doble o triple acristalamiento, formada por dos o tres vidrios separados entre sí por una cámara de aire o argón de un grosor mínimo.

Sin embargo, no todos los UVAS son iguales; debemos elegir la más adecuada teniendo en cuenta las diferentes prestaciones entre las distintas opciones, y atendiendo a nuestras necesidades. Decantarnos entre una u otra, puede marcar una gran diferencia en cuanto a bienestar en el hogar y ahorro energético.

Según datos de #GUARDIANGLASS, más del 40% de las ventanas que actualmente se instalan todavía lo hacen sin ningun tipo de vidrio de capa. Esto redunda en una ventana con prestaciones muy bajas a nivel de confort interior, o un valor U (transmitancia térmica global) muy elevado; cuanto mayor sea el valor U mayor será el paso de frio o calor a través de la ventana y, por tanto, peor su capacidad aislante. Todo ello puede desmerecer la calidad de la fabricación e instalación de la ventana, no alcanzando en algunos casos las expectativas del usuario. Por el contrario, una ventana con un valor U bajo, estará dotada de un sistema que impida fluir con facilidad la temperatura del exterior y el interior, con lo que estará garantizado un correcto aislamiento.

Lo que debes (o no debes) tener en cuenta al elegir.

1. Erróneamente se piensa que la presencia de argón entre las diferentes capas de vidrio es la determinante para obtener unas altas prestaciones aislantes, cuando la realidad es que solo se mejora en un 0,1 W/m2K (esta es la medida del calor que fluye por unidad de tiempo y superficie o, dicho de otro modo, el calor que atraviesa el vidrio al entrar en contacto directo con los rayos del sol, y penetra en el hogar).                                                                                                                                                                              2. Igualmente, los triples acristalamientos Float 4/16/float4/16/float4 (con un valor U de 1,8 W/m2K), o en su versión en laminado, tampoco mejora sus prestaciones aislantes.

3. No obstante, las prestaciones aislantes más notables nos las daría una ventana doble con un vidrio de capa que podría ser de 1,1 W/m2K, sin necesidad de incrementar a tres vidrios. Así, la importancia a la hora de escoger la ventana más eficiente estará en la elección del mejor vidrio posible.

4. Tanto en dobles como en triples acristalamientos, la mejor forma de garantizar una buena prestación aislante y, por tanto, asegurar la calidad de la ventana, es con vidrios denominados “de capa”. Dentro de esta definición entra el #guardiansun, o popularmente llamados “vidrios inteligentes”, un vidrio bajo emisivo con tratamiento de control solar.

5. Los vidrios para la ventana del mercado residencial #guardiansun o #snx60 presentan valores U de hasta 1,0, además de reducir la radiación solar que entra en el hogar del 42% y del 29% respectivamente. Todo ello sin renunciar a la luz natural dentro del hogar, algo que ha puesto patente el proyecto de #guardianglass “La casa del desierto”, donde se ha empleado esta solución #guardiansnx60; un vidrio que ayuda al confort del usuario, permitiendo disfrutar de temperaturas medias agradables dentro de la vivienda, sin importar el calor o frio que haga fuera.