Ganar metros a la vivienda, protegernos del frío o de la lluvia, evitar que el ruido o la suciedad penetren en nuestro hogar… Son muchas las razones que nos pueden llevar a realizar un cerramiento de terrazas. Pero también hay ciertos aspectos que tenemos que conocer para no llevarnos desagradables sorpresas.

Lo primero que tenemos que plantearnos es saber qué motivos nos llevan a llevar a cabo esta obra en nuestra casa. Es importante valorar todos los pros y los contras, no precipitarnos y saber si realmente nos merece la pena. Ten presente que entre sus grandes ventajas se encuentra la ganancia en privacidad, seguridad, limpieza o aumento del aislamiento térmico y acústico. ¿Te parece poco? ¿Verdad que no?

En nuestra experiencia en este campo, nos hemos encontrado con un grandísimo número de personas que dudan si llevar a cabo sus cerramientos de terrazas por no saber si es una obra legal o si va a tener problemas con su comunidad de vecinos. Lo cierto es que lo más habitual es necesitar una licencia municipal y la aprobación de la comunidad de vecinos. Será preciso informarse previamente para evitar problemas o futuras sanciones, aunque lo normal es que no exista ninguna clase de inconveniente.

Ventajas cerramiento de terrazas

Otra de las dudas más habituales tiene que ver con los distintos materiales existentes para llevar a cabo la obra. Son bastantes los que tenemos a nuestra disposición y que ofrecen distintas ventajas. El aluminio, por ejemplo, te asegura unos perfiles muy finos, la posibilidad de adaptarlo casi a cualquier color o incluso combinar dos distintos por fuera y por dentro.

No te centres exclusivamente en el material, sino que también tienes que mirar el vidrio. Lo más conveniente será siempre el doble acristalamiento con cámara de aire intermedia. Además, dependiendo de la orientación de la vivienda, habría que decantarse por vidrios de baja emisividad y control solar.

Porque no hay que engañarse. La orientación del hogar influirá decisivamente en el cerramiento de tu terraza. No es lo mismo una que dé al norte que al sur, ya que recibirán distintas horas de radiación solar. Así, la orientación sur es la más calurosa y, por tanto, habrá que tomar precauciones.

En último lugar, tienes que saber que el cerramiento de terrazas beneficiará enormemente a tu vivienda, revalorizándola y pudiendo mejorar el aislamiento térmico y, como consecuencia, la calificación de eficiencia energética de la misma.